The Travel
Milano - Sardegna - Côte d'Azur - 2009-07
tuesday, july 30, 2009, 07:32PM - Milano

El primer viernes de Julio, nuestros amigos Isa y Alex nos invitaron a una fiesta al aire libre en las afueras de Milano en Barlassina. Comimos muy rico y nos divertimos viendo bailar a los invitados la música de Vasco Rossi, un Roquero italiano imposible de bailar, pero evidentemente en gustos no hay nada escrito.

Nuestro tercer fin de semana en Europa, Jack nos invitó por segunda vez a Nice, cumpliendo su promesa. Con el auto de Ale, seguimos recorriendo la Costa Azul. Pasamos toda una tarde en Fort de Bregançon donde hay una fortaleza que sirve de casa de verano del primer ministro de Francia.

Conocimos Saint Tropez, una ciudad que nació como un pueblo de pescadores y hoy es un puerto millonario y exclusivo donde llegan turistas chic de todas partes del mundo. Nosotros éramos la clara excepción, ja, ja! No obstante de nuestro bajo nivel, nos permitimos comer algo mirando el atardecer y el mar. Probamos una sopa de conchas negras como antipasto y paella como plato principal.

Terminamos el fin de semana felices, mirando Montecarlo desde lo alto y con la promesa de regresar a la Costa Azul para entrar a conocer la ciudad donde el jugador de tenis argentino Guillermo Vilas tuvo su romance, "políticamente incorrecto", con la princesa de Monaco.

Al regresar a Italia fuimos a visitar a la mamá de Paolo en su casa sobre el Lago Maggiore en Massino Visconti. Ella nos recibió con mucho cariño, junto a su único nieto Giulio de 15 años.

Nos invitó a comer y preparó un antipasto de fiambre, un primer plato de lasagna y un segundo de carne blanca con ensalada, todo caserito y muy rico.
Le entregamos nuestros regalitos entre los cuales sus preferidos fueron unos enormes carozos de deliciosos mangos colombianos, que ella probará plantar en su jardín. Y charlamos un poco de viajes y aventuras.
También a Elena le gusta mucho viajar por Europa, Norte y Sur América. Ya nos encontramos en dos oportunidades fuera de Italia: en el 2008 en Ecuador y en el 2007 en Argentina.

Nuestra amiga Silvia, que nació y vivió toda su vida en Venezia, es abogada y en esos días tenía una audiencia en Monza, a pocos kilómetros de Milano.
Entonces se hizo un ratito para pasar a saludarnos y compartimos un almuerzo en la exclusiva terraza del restó de la Rinascente, desde donde se vé pegado la cúspide del Duomo. Nos contó un poco de su vida, nosotros de la nuestra y después de un almuerzo divertidísimo de horas, nos despedimos prometiendo reencontrarnos en el futuro. Ella regresó a su Venezia en tren dejando en el andén todo lo que podría haber sido y no fue.

El aperitivo a partir de las 19hs. es una costumbre clásica de ésta ciudad.
A la salida del trabajo muchos se encuentran en los bares a tomar una copa y la picadita está ya incluida gratis.
Algunos dicen que la picadita dentro del aperitivo nació a comienzo de los años 90 como una propuesta para los jóvenes que salían del trabajo y como vivían solos no se preparaban nada de cocinar.
Otros dicen que fue una versión mejorada de las tapas españolas, imitada y corregida al estilo italiano por el dueño de un bar que buscaba la manera de vender más tragos.
Gracias a una u otra versión, en la actualidad, la picadita a demás de incluir papitas fritas y maní, también incluye: aceitunas, queso, jamón, pan, y en los lugares más sofisticados pastas, arroz y carnes.
De todos modos el aperitivo es la escusa perfecta para reencontrase con amigos.

Yo me transformé en una amante de los aperitivos, pues descubrí que pidiendo un vaso de exprimido de pomelo puedo probar de todo hasta estar llena y en varias oportunidades saltar la cena.
Intencionalmente recorrimos los mejores lugares de aperitivos, incluyendo el elegante barrio de Brera.
Continuamos haciendo trámites y paseando por la ciudad, asombrados por la limpieza y el orden del cual ya nos habíamos olvidado en Sur América. La basura es diferenciada con lo cual en las cocinas de las casas hay un tacho para los plásticos, otro para los vidrios, otro para el papel y otro para los alimentos orgánicos.
El problema se me presenta cuando debo elegir en que tacho tirar las pilas, o las tapitas de cerveza o las afeitadoras descartables que tiene un poco de plástico y un poco de metal.pero en fin, seguramente es mejor éste extremo que el otro de algunos países del 8vo. mundo donde ni siquiera usan bolsas para meter la basura y uno se ve obligado a observare la "belleza estética" y el perfume de los residuos desparramados.
En las plazas hay tachos de basura con bolsitas para la recolección de la caca del perrito. Y por las noches lavan las veredas y hasta las calles con potentes mangueras, lo que dá como resultado a la mañana siguiente que uno encuentra una ciudad limpia.
Qué aburrido!!! No puedo dedicar más mi tiempo en limpiar la suela de mis ojotas con el regalito del perro. Ja, ja!

Los autos no tocan bocina las 24 horas del día y sin motivos aparentes como vimos en Perù, Ecuador y Colombia, por el contrario usan las luces para comunicarse y respetan en general las reglas de tránsito.
Los autos frenan en la senda peatonal para dejar cruzar la calle a los peatones, haya o no semáforo!!!
Lo que sí es un problema es la falta de estacionamientos, motivo por el cual la gente deja sus coches estacionados a los bordes de las veredas sobre la calle y cuando no hay más lugar estaciona sobre la misma vereda, arriesgándose a una multa.
Nosotros ya pagamos un par de ellas de 40 euros por este motivo.

Al transporte público se accede con un boleto de 1 Euro que se adquiere en los kioscos y te sirve durante 75 minutos desde el momento que lo marcaste, pudiendo hacer combinaciones con colectivos y subte por toda la ciudad. En diferentes partes de la ciudad hay puestos de bicicletas que se pueden alquilar por el uso del día pagando con tarjeta de crédito.

En los supermercados para usar un carrito con ruedas hay que dirigirse a la fila donde están ordenados y enganchados con llave y para abrir el candado, se introduce en el mismo carrito una moneda de un euro. Una vez terminada la compra el euro se recupera, llevándolo de vuelta a la fila de los carritos.

Los negocios de ventas de productos como panaderías, verdulerías, kioscos, peluquerías, librerías,venta de ropa, artículos para el hogar, etc, cierran a las 19:30hs. De modo que quien trabaja y sale a las 19hs, encuentra todo cerrado o tiene que comprar anticipadamente durante el fin de semana o al medio día en lugar de tomarse la hora del almuerzo. Lo único abierto hasta las 23 son los restaurantes y los bares.

Otra vez en el centro entramos a la Galería Vittorio Emanuele II, un centro comercial de lujo construída en el año 1867 por el arquitecto Giuseppe Mengoni. Y un irrenunciable paseo por il Teatro de La Scala de Milano.

El cuarto fin de semana Jack tenía que ir a trabajar a las oficinas de 3 Caravelle en Cagliari al sur de la Sardegna. Y nosotros a ver un terreno de la mamá de Paolo en Sassari al norte de la misma isla. Cuando nos reencontramos pasamos por las oficinas de 3 Caravelle que quedan adentro de un Parque Natural. Recorrimos algunos lugares de la isla como las Ruinas arqueológicas de Nora y nos sacamos fotos para documentar el color del mar intensamente azul de la Sardegna.

Conocimos las playas de Chia, con las torretas de piedra antiguas, que se encuentran sobre las colinas al borde del mar. Dichas torretas de piedra estaban estratégicamente construidas en esos puntos para funcionar como control y protección de la isla.

Por la noche en un restó nos hicimos un festín gastronómico probando una cantidad enorme de platos como ceviche de pescados, langostinos asados, langosta a la catalana y unos deliciosos spaghettis con cangrejo. Mientras tomábamos el café con postres típicos de la isla vimos llegar un pez espada de 70 kilos recién sacado del mar. Fue una experiencia gustativa inolvidable!

El domingo junto a Jack, nos fuimos a recorrer la isla con un auto alquilado. Observamos desde el borde de la ruta un mar turquesa transparente, jamás visto, donde las canoas dejaban su sombra en el fondo del mar.

Empezamos a buscar la manera de bajar a esa playa, para pasar la tarde. Estacionamos el auto en la puerta de un Resort y Jack se fue a explorar a pie, finalmente encontró un sendero que nos condujo a esa deseada playa virgen.
Pasamos algunas horas asándonos al sol sin un mínimo de sombra, improvisamos con palos y pareos una carpita pero el calor era tan intenso que la única manera de sobrevivir era adentro del mar.
A las dos nos escapamos!!!

Y como si este PARAISO fuera poco, seguimos recorriendo la isla y descubrimos Capo Malfatano, un sector donde el color del mar parecía diseñado por algún talentoso artista plástico, de un turquesa intenso con manchones de azul profundo.

Junto a Jack pasamos estas semanas de sueño en Europa. Con enorme generosidad nos compartió su casa, nos hizo probar platos deliciosos y nos hizo conocer rincones paradisíacos que no imaginaba que existieran sobre la faz de la tierra.

Al regresar a Milano festejamos nuestro primer mes en Italia con Ale, Jack y Paolo en una comida íntima, donde escuché divertidísimas anécdotas de ésta amistad que lleva más de una década.

El Festival de Música Latinoamericana, se organiza todos los años, en esta época de verano. Nosotros fuimos a ver el grupo de música y percusión brasilera Olodum, y disfrutamos un rato rodeados por un millón de gente bailando y divirtiéndose.

Dimos una vueltita por el lago de Lugano y descubrí que si Italia es el primer mundo Suiza es el mundo cero! En cada milímetro donde hay un espacio vacío ponen flores.

Hay un silencio general que pareciera ser una ciudad Spa. Para donde se mire hay un edificio de linda arquitectura. Y a lo largo del lago hay banco públicos para descansar. En cualquier punto donde uno detenga la mirada reina la armonía de colores y formas.

Stéfano Volontieri, grande amigo de la secundaria de Paolo, nos invitó a su casa y conocimos a Sara y su hija Costanza.
En una comida riquísima, desde los antipastos al postre, probamos platos de la Liguria y nos regalaron zapallitos de su huerta.
Son personas muy cariñosas e interesantes que me encantó conocer.

Llegó el 5to.fin de semana y Ale (GRACIAS ALEEEEEEEEEEE!!!!) nos prestó un auto descapotable para regresar a la Costa Azul.
Viajamos en cuatro: Jack y Nadia, Paolo y yo. Llegamos al medio día del sábado a almorzar Cap d'Ail un simpático pueblito sobre el mar pegado a Montecarlo.
En un restaurantito adorablemente francés con mesas en la vereda, probamos platos típicos con cerveza helada.
Después de un día de playa quedamos de encontrarnos en Nice con los papás de Jack Daniela, Gianni y su hermana Chia. Los esperamos en el restaurante Boccaccio, reconocido como el mejor lugar de Paellas de la Costa Azul.

Efectivamente era más rica que la que probé hace muchos años en Barcelona. Y ni que hablar de las ostras del tirreno con diferentes tipos de vino blanco. Fué sin duda el top culinario hasta el momento. INCOMPARABLE!!!!
Pasamos una noche riéndonos muchísimo, Chia y sus padres tienen un sentido del humor supremo.

El domingo llegamos hasta Antibes, un pueblito precioso a orillas del mar. Dentro de un castillo antiguo con vista sobre el mar está una colección permanente de cuadros y cerámicas de Picasso.
Tuve la oportunidad de ver sus increíbles obras entre las de Miró, Klein y otros artistas.

Después de algunas horas al sol fuimos por un aperitivo en un bar de Cap d`Antibes sobre el mar. Aquí extrañamos a los amigos para compartir esa belleza y la alegría de ese día. Pensamos en Miguel y Simonetta, o en Nestor y Lili, que encontraremos en algunos días durante su viaje por Europa. También Ale y Valentina y el Doc, tan divertidos, y Silvia. Lástima que no esté junto a Jack . y porque no, Silvestro, que nos alegraría con sus historias.

Los aperitivos en Francia no son abundantes como en Italia, ni siquiera moderados, ni escasos, directamente pelados, si tenés sed comprá, si tenés hambre. pagá. Y pagando estaba la garza, por un brochette de 4 calamares que más que quitarte el hambre te lo abre del todo pagamos una fortuna. Y bueno la Costa Azurra es la Costa Azurra.