The Travel
From Panamá to San Salvador - 2010-01
lunedì, Enero 28, 2010, 04:39 PM - Guatemala

Empezamos el año y la década "on the road", estacionados al costado de la Ruta Internacional Panamericana.
Por algunos problemitas técnicos de la Bambi, la noche del 31 diciembre nos agarró en el medio de la ruta de Panamá hacia la frontera con Costa Rica.
Minutos antes del oscurecer preguntamos en el Hotel "La Hacienda" de Santiago de Panamá si podíamos pasar la noche en su estacionamiento, pero con espíritu muy poco navideña nos rechazaron.
Mejor así, porque a los 500 metros encontramos unas casitas con lucecitas de colores que transmitían calidez y alegría. La familia Gonzáles Gómez, nos hospedó en su terreno con mucha gentileza. Su abuela les había dicho que si un forastero llegaba hasta su puerta, había que recibirlo con los brazos abiertos como un mensajero de buena suerte.
La manera que arrancamos el año, no podría haber sido más significativo, quizá es una señal que marcará la tendencia de cómo continuaremos en el 2010.viajando!

Destapamos una botella de champagne que estaba reservada para ésta fecha y brindamos bajo la luz de la luna por los 20 meses viajando y los 40.000 kilómetros recorridos entre el 2008 y el 2009.
Debido a que hasta el momento no encontramos el lugar que nos enamore para quedarnos a vivir, decidimos seguir viajando y conocer el resto de los países de Latinoamérica hasta México, terminar nuestro viaje en Estados Unidos y después.veremos que nos depara el destino.

En Boquete encontramos la única propiedad que nos interesó: una casa en un lindísimo terreno, en la localidad de Volcancito con una pendiente y una preciosa vista hacia la montaña y el valle.
Llamamos a Karan y Willy para que nos den su opinión, y a ellos también les encantó.
Pero había algo que a mí no me terminaba de cerrar.
CASA EN VOLCANCITO - PANAMÁ.

La última noche en Panamá saludamos a nuestros amigos Willy y Karan, compartiendo con ellos una riquísima comida en el restaurante francés de Jean Marie. Por primera vez en su vida, Willy probó una crêpe.
Ellos son unos amigos lindísimos que hicimos y quedarán como una de las personas especiales que éste viaje nos permitió conocer. Hasta Siempre ! So long Karan, Willy & Riley!
CENA EN BOQUETE-PANAMÁ:

Dejamos Panamá, después de tres meses de recorrer el país y convencidos de que un día regresaremos.
El 6 de enero entramos a Costa Rica sin ningún tipo de problemas en la frontera.
Nos dirigimos hacia la costa del Pacífico, por una ruta alternativa que se encuentra en pésimo estado y paramos a almorzar en un rústico restaurante donde comimos el plato típico: pescado con arroz, porotos, bananas fritas e incluido un vaso de jugo. Nos cobraron 25 dólares y nos pareció muy caro!
COSTA RICA.

Costa Rica tiene 54 playas principales, 50 de ellas se encuentran en la costa del Pacífico y 4 en la costa del Atlántico.
Nosotros conocimos sólo dos, ambas sobre la costa del Océano Pacífico: la primera al sur del país a 150 kilómetros de la frontera con Panamá, y la segunda al norte a 115 kilómetros de la frontera con Nicaragua, donde pasamos la última noche.
PLAYA DEL COCO AL NORTE DE COSTA RICA.

Desde la primera playa que visitamos, llamada Colonia nos dirigimos hacia San José, la capital del Costa Rica, manejando durante cuatro horas hicimos unos 250 kilómetros por una ruta en mal estado con muchas curvas en subida y bajada.
Llegamos un poco cansados, pero por suerte encontramos un camping a pocos minutos del centro, en San Antonio Belén, que tiene duchas de agua caliente y wi-fi a 16 dólares la noche.
Paolo se agarró un resfrío debido a los cambios abruptos de temperatura entre el aire acondicionado de los locales cerrados y el calor al aire libre.
Nos quedamos en éste camping durante 10 días, descansando y disfrutando del clima que es más fresco que en la costa ya que se encuentra a 1.100 metros sobre el nivel del mar.
CAMPING EN SAN ANTONIO DE BELÉN EN COSTA RICA.

Recorremos el centro de San José, y no le encontramos ningún encanto particular.
Entramos a comer en una "soda" que es un restaurante popular donde ofrecen al medio día el "casado" que es la comida típica compuesta por carne, pollo o pescado, acompañado de arroz, porotos negros, bananas fritas, verduras, con una bebida incluida que se llama: "fresco" que es un jugo de frutas a elección entre tamarindo, maracuyá, moras, sandía, o ananá.
El precio del plato de casado es de 2.500 balboas, que es equivalente a 5 dólares, y que si lo comparamos con otros platos típicos de Latinoamérica con los mismos ingredientes, es caro: en Ecuador por ejemplo cuesta 1,50 dólar y en Panamá cuesta 2 dólares.
SODA O RESTAURANTE POPULAR.

En la concesionaria Iveco le hicimos una revisación general a la Bambi, que después de 5 años en movimiento y 150 mil kilómetros recorridos se merecía unas nuevas pastillas de freno. Trabajaron una sola mañana, durante 3 horas, con dos intervalos para tomar el desayuno y el almuerzo. Nos cobraron 700 dólares!
Nos acercamos a la veterinaria del doctor Juan Carlos, que habíamos contactado por Internet desde Panamá, para hacer un nuevo análisis de sangre de control a Charlie que se había contagiado la Erlichiosis en diciembre.
Afortunadamente los resultados dieron negativos a nuevas infecciones. Lo revacunamos con la antirrábica y contra la hepatitis, el moquillo, etc.
Le pedimos un certificado de buena salud que piden para cruzar la frontera.
Pero para salir de Costa Rica exigen además un certificado de exportación, que cuesta bastante caro. En total entre certificados y vacunas gastamos 200 dólares.
LA COMPRA MÁS CARA DE TODO EL VIAJE!

Ya en la primera semana en Costa Rica nos dimos cuenta lo absurdamente alto de todos los precios.
Lavar la Bambi, por ejemplo nos costó 40 dólares y en El Salvador nos costará: 6 dólares.
Fuimos al supermercado a comprar frutas, verduras, pan y batimos el record de la compra más pequeña y más costosa de toda Latinoamérica. El aceite de oliva, por ejemplo, cuesta más caro que en Italia! En fin entre pitos y flautas en los primeros días en Costa Rica habíamos gastado 1.000 dólares! Demasiado dinero para éstas latitudes!
PAISAJE DE COSTA RICA SOBRE LA RUTA PANAMERICA.

Dejamos San José y nos dirigimos rumbo al norte.
Paramos en la Playa del Coco, sobre el Pacífico, donde nos bañamos junto a los pelícanos que bajaban al mar a metros de nosotros para comer. Muy lindo!
En ésta playa nos quedamos a pasar también la última noche en el país y estacionamos directamente sobre la arena. A las 19:00 hs. comimos unas salchichas con ensalada y a dormir. La luz en todos estos países desde Ecuador dura solamente 12 horas: de 6 a.m a 6 p.m.
PLAYA COCO SOBRE EL PACIFICO EN LA COSTA NORTE DE COSTA RICA.

Nos despedimos de Costa Rica, sin ninguna melancolía, después de recorrer 755 kilómetros de rutas que son o de tierra o están destruidas o en mal estado o con derrumbes.
Nos despedimos sin melancolía dejando atrás sus precios, que son altísimos y su pésima costumbre, encima de recargar a los extranjeros un plus sobre el precio.
Quizá un día, si nos ganamos la lotería, regresaremos para recorrer algunos de sus 28 Parques Nacionales o algunos de sus famosos volcanes, algunos activos todavía.
El día que entramos al país, los titulares de los diarios mostraban el Turrialba que escupía cenizas y por el cual tuvieron que evacuar a la fuerza a cantidad que personas que se resistían a dejar sus hogares.
FRONTERA DE PEÑAS BLANCAS ENTRE COSTA RICA Y NICARAGUA.

El 18 de enero al medio día cruzamos a Nicaragua que se encuentra a sólo a cien kilómetros de Playa del Coco.
En la frontera de Peñas Blancas sacamos un permiso de circulación para Charlie que nos costó 14 dólares, pero por lo menos es válido para todas las fronteras de Centroamérica hasta México.
La sorpresa fue que en Migración nos cobraron 5 dólares para sellar los pasaportes y es la primera vez que nos ocurre esto en todo el viaje, aunque no será la última..
NICARAGUA CERCA DE LA FRONTERA CON COSTA RICA.

Comenzamos a recorrer el país e inmediatamente encontramos un escenario inesperado: la ruta en buen estado, limpia y bien señalizada, algunos campos verdes sembrados, y otros con estancias y ganado.
Sobre la misma Ruta Panamericana costeamos el enorme Lago Nicaragua con la isla más grande del mundo adentro del lago.
Al fondo del mismo se ve el volcán..humeante.
Hasta vimos una enorme instalación eólica de frente al lago y al volcán.
Un espectáculo!
PAISAJES DE NICARAGUA SOBRE LA PANAMERICANA.

Nicaragua en lengua náhualt: nic-ati-nahuat, significa: aquí junto al agua.
Tiene 130.700 kilómetros cuadrados, limita con Costa Rica al sur, con Honduras al norte, con el Océano Pacífico al oeste y con el Mar Caribe al este.
Después de recorrer 40 kilómetros desde la frontera entramos a un pueblito sobre el Océano Pacífico se llama San Juan del Sur. Este pueblo está todavía a medio hacer, pero es la única playa con un poco de infraestructura de hosterías, bares y restaurantes de toda la costa.
Una década atrás era un tranquilo lugar de pescadores, mientras que desde hace algunos años es el centro del turismo extranjero, pero al ser muy pequeño mantiene todavía su magia de lugar auténtico: al lado de los nuevos hoteles el pueblo se mantiene antiguo y colonial con sus casas de colores y el repartidor de leche en carreta de madera tirada a caballo.
PUEBLO SAN JUAN DEL SUR, SOBRE EL PACIFICO DE NICARAGUA.

Nos bañamos en el mar con su agua transparente y olas medianas y pasamos dos días adentro de éste simpático lugar que nos dio pena dejar.
Manuel, un Sanjuanino de 48 años con tres hijos, nacido y crecido en San Juan del Sur y que trabaja en la seguridad de un bar del pueblo, nos contó un poco de la desafortunada historia de su país: cincuenta años de gobiernos de dictadores con la familia Somoza ( padre, hijo y hermano gobernaron uno detrás de otro), una guerra civil entre1978 y 1979 con los Revolucionarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional (F.S.L.N), dos terremotos que destruyeron la capital: Managua, (1931 y 1972), el maremoto que destruyó la costa del Pacífico (1972), y el huracán Mitch que en el 1998 arrasó parte de Nicaragua.
INSTALACIONES EÓLICAS AL BORDE DEL LAGO DE NICARAGUA.

Leemos en un libro editado en el 2002, que dice que después de Haití y a la par de Honduras, Nicaragua es el segundo país más pobre de América.
Las instalaciones eólicas al borde del Lago Nicaragua, parecían estar enriqueciendo al país, pero en realidad pertenecen a Costa Rica y el gobierno de Nicaragua simplemente les alquila el terreno.
La primera impresión que nos causa el país no es de una pobreza extrema, como sí nos parecieron algunas partes de Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia o Venezuela, pero veremos que encontramos más al norte del territorio "Nica", como le dicen en Centro América a todo lo referido a Nicaragua.
PUEBLO DE GRANADA.

El segundo lugar que visitamos es Granada a 96 kilómetros de San Juan del Sur y a 50 kilómetros al sur de Managua.
Este pueblo nos encanta por su ambiente relajado y su arquitectura colonial de casas con techos de tejas de cerámica rústicas y sus paredes pintadas de colores.
Vemos una familia sentados en la puerta mirando la gente pasar, que nos invitan a entrar y conocer su casa.
Nos encontramos con una enorme casa colonial con su patio central al estilo español.
CASA DE FAMILIA EN GRANADA.

Dormimos nuestra tercera noche en éste encantador pueblo de Granada de frente a una de sus iglesias y sobre la plaza principal.
A la mañana siguiente tomamos un magnífico desayuno con frutas, café y croissant y volvemos a disfrutar de precios razonables. Un desayuno cuesta 50 córdobas que son 2.50 dólares.
DESAYUNO EN GRANADA.

Seguimos recorriendo el país y entramos al tercer pueblo: Masaya que dicen es la cuna del folklore nicaragüense y donde encontramos un gran mercado de artesanías con objetos de cerámica y cuero.
En Masaya como en otros pueblitos de Nicaragua, los medios de transporte públicos son: carros tirados a caballo con techos de lona.
MEDIOS DE TRANSPORTE PÚBLICO EN MASAYA- NICARAGUA.

Vamos rumbo a Managua, la capital del país, que nos cuentan sufrió un terremoto en 1972, que destruyó casi completamente la ciudad.
Al entrar a la ciudad nos llaman la atención a los costados de las calles gran cantidad de enorme carteles de publicidad.
Conocemos su plaza principal o Plaza de la Revolución, donde en 1979 el Frente de Liberación Nacional, festejó su victoria sobre el gobierno de los Somoza, de frente a la antigua catedral, que fue uno de los pocos edificios que se salvaron del terremoto.
CATEDRAL ANTIGUA DE MANAGUA.

Desde la capital recorremos unos 92 kilómetros y llegamos a León, otro pueblo con arquitectura colonial pero con menos desarrollo turístico que en Granada, y donde están enterrados los restos del escritor Rubén Darío.
Teníamos ganas de una ducha y decidimos que ya era momento de hospedarnos en un hotelito, pero después que nos rebotaron en varios hoteles que no permitían mascotas, nos estacionamos de frente a la Plaza Principal para pasar la noche.
PUERTA DE LA IGLESIA DE LA PLAZA PRINCIPAL DE LEÓN.

A la siguiente mañana en busca de un baño (ya que nunca hemos usado el de la Bambi), entramos a tomar el desayuno en el Café Rosita y conocemos a sus dueños, una pareja de extranjeros: Marie y Sebastian. Se sientan con nosotros a tomar el desayuno y nos cuentan que algunos años atrás ellos también eran viajeros.
Sebastian salió desde Canadá en su casa rodante con la idea de llegar hasta Tierra de Fuego.
Se conocieron, se enamoraron y empezaron a viajar juntos, pero a los 4 meses Marie se cansó y deciden instalarse a vivir en León. Lindísima pareja, llena de energía y buen gusto!
MARIE Y SABASTIAN EN EL CAFÉ LA ROSITA DE LEÓN.

Nos dirigimos hacia el último pueblo que conocemos en Nicaragua: Ocotal donde pasamos la última noche en el país y para llegar recorremos 230 kilómetros desde León.
Nos encontramos un pequeño pueblo con algunos pocos rasgos coloniales. Definitivamente Nicaragua resultó una revelación para nosotros y nos hubiera gustado quedarnos por más tiempo, pero la idea es llegar a México en los primeros días de febrero.
FRONTERA DE LAS MANOS ENTRE NICARAGUA Y HONDURAS.

El 23 de enero cruzamos la frontera en Las Manos y después de dos horas de trámites (por éstas zonas del mundo la burocracia es tremenda), y 45 dólares pagados entre la Aduana y Migraciones, logramos entrar en Honduras.
Sin ninguna vergüenza nos cobraron en la Aduana y ni siquiera es una frontera donde sellan el pasaporte, a cambio nos entregan un rústico comprobante y nos aclaran que nadie nos lo va ha pedir y que sólo y exclusivamente sirve como recuerdo del pasaje por la frontera. mal recuerdo diría.
La Moneda de Honduras es el Lempira: 19 lempiras equivalen a 1 dólar. Nosotros cambiamos los billetes del país anterior directamente en las fronteras a las personas que trabajan en la calle de esto.
ENTRANDO A HONDURAS.

Honduras tiene 112.500 kilómetros cuadrados y limita al noroeste con Guatemala al sureste con El salvador y Nicaragua. Tiene 880 km de costa caribeña y muy pocos kilómetros de costa Pacífica.
Recorremos 130 kilómetros desde la frontera con Nicaragua hasta Tegucigalpa, por una ruta en constante subida por las montañas.
20 km antes de llegar sentimos olor a quemado y nos paramos sobre la ruta pegados a un ranchito de paja para revisar la Bambi, por suerte no era nada.
COMIDA TÍPICA DE HONDURAS: " PUPUSA"

Doña Socorro, una señora muy simpática y dueña del ranchito donde se vende comida típica, nos ofrece una tortilla de maíz que estaba terminando de amansar y empezando a asar en su precario horno a leña. Rellena las tortillas con porotos negros, carne picada de cerdo y arroz blanco. Esta comida típica se llama: "pupuza".
Comimos un montón y nos costó 76 lempiras: 3.50 dólares. MUY RICO! Llegamos a Tegucigalpa, la capital del país y nos encontramos una ciudad caótica, con smog, tráfico y stress.
TEGUCIGALPA CAPITAL DE HONDURAS

Salimos disparados hacia la frontera con El Salvador.
Recorremos 100 kilómetros rumbo a la costa del pacífico y llegamos ya de noche a un pequeño pueblito donde encontramos un hotel donde nos dejaron entrar con Charlie.
Nos quedamos en ese hotel dos noches a descansar. Durante el día nos vamos a conocer una playa del Pacífico a pocos kilómetros, y no encontramos nada lindo.
HONDURAS DESDE LA RUTA PANAMERICANA.

Lamentablemente después de atravesar Honduras de este a oeste, y recorrer 300 kilómetros, no vemos nada que nos guste.
Nos vamos del país con un triste recuerdo de pobreza y suciedad. El lunes 25 de enero por la mañana entramos en El Salvador.
No nos cobran nada en Migraciones, ni en la Aduana, ni para ingresar a Charlie, ni de impuestos municipales, sólo 3 dólares para la fumigación de la Bambi.
Nos atiende un oficial de frontera muy educado y sonriente, que sube a revisar la camioneta, pero por suerte no abre la heladerita, ya que corríamos el riesgo que nos haga tirar a la basura los huevos, el queso, la fruta y la verdura que llevábamos.
Nunca en ninguna frontera, hasta el día de hoy, nos abrieron la heladerita.
FRONTERA HONDURAS CON EL SALVADOR.

El salvador es el país más pequeño de toda Centro América con sólo 21. 040 kilómetros cuadrados. De este a oeste tiene 260km y de norte a sur sólo 100km.
Limita al N. y al E. con Honduras, al O. con Guatemala al S. con el Océano Pacífico.
Es el único país de Centro América que no cuenta con Mar Caribe. La mayor cantidad de su territorio es una meseta de actividad volcánica, motivo por el cual le llaman: el cinturón de fuego de América Central.
Su moneda es el dólar.
Y su plato típico al igual que en Honduras es la "pupuza": tortilla de maíz rellena de carne, porotos negros, queso y acompañada de arroz y bananas fritas.
Algunas palabras: una pluma es una barrera, un túmulo es una loma de burro o policía costado.
CENTRO DE SAN SALVADOR.

Desde la frontera con Honduras en El Amatillo, hasta la capital que es San Salvador, hicimos 200 kilómetros. La Ruta Panamericana en éste país está en buen estado.
Llegamos al centro de la ciudad y nos encontramos el mismo caos que habíamos visto en la capital de Honduras, pero un poco más respetuosa la gente al manejar.
De todos modos, paseando por la ciudad llegamos a un barrio lindo, donde nos estacionamos para pasar la noche. Por la altura de la ciudad dormimos frescos y hasta tuvimos que agregar una frazada.
ESTACIONADOS PARA DORMIR EN SAN SALVADOR.

Recorrimos sólo 30 kilómetros y llegamos hasta la Costa del Pacífico, encontramos playas con infraestructura muy humilde de ranchitos de paja, muy sucios donde ofrecían pollo o pescado con arroz, entre los perros sarnosos y la basura.
Unos kilómetros más adelante, hacia la frontera con Guatemala encontramos la Playa Tunco con un par de barcitos y hosterías gestionadas por extranjeros, allí mismo encontramos un camping con duchas y electricidad a 10 dólares donde nos instalamos durante dos días.