The Travel
Venezuela - 2009-05
lunedì, Mayo 24, 2009, 07:33 PM - Colombia

Como era previsible, entre todas las posibilidades elegimos seguir el Plan D: conocer Venezuela y con éste país terminar de recorrer Sur América y programar un viaje a Italia antes de cruzar a Panamá y recorrer Centro América.
Algunos amigos viajeros que vivieron malas experiencias, nos habían recomendado evitar ese país, por la inseguridad y la burocracia en la frontera de horas y hasta de 4 días que lleva lograr cruzarla. Pero otros amigos nos convencieron de lo contrario. Continuando con la suerte que distingue todo nuestro viaje, no tuvimos ningún problema desde que entramos hasta Caracas, lugar desde donde estoy escribiendo.
Conocer Venezuela es una experiencia muy particular.

En los primeros días del mes, estábamos en la costa caribeña de Colombia con una temperatura promedio de nada menos que 40 grados! Teníamos cosas para hacer, como trabajitos en la Bambi o comprar comida para Charlie, ya que cada vez que uno sale de un país, sabe lo que deja pero no sabe lo que va a lograr conseguir.
También nos gustó buscar un lugar donde poder soñar vivir, un día. Un lugar mágico que tiene que ser más lindo que. viajar con la Bambi. Tarea difícil, pero recorriendo la Magdalena, donde está el Parque de Tayrona, la región más atractiva de la costa Colombiana, encontramos el Paraíso: una tremenda finca de 80 hectáreas con 500 metro de costa y un río que le pasa en el medio. El precio era interesante, aunque demasiado para nuestro bolsillo.
Y aexcepción de algunas playas adentro del parque, el mar de esta región es fuerte y no invita a flotar placenteramente.

Nos dimos los últimos baños de mar en las tranquilas aguas de Rodadero de Santa Marta, sobre la costa norte colombiana.
Mientras que la bahía de Taganga es un horno, y Santa Marta un infierno de trafico donde todo el mundo toca pito (bocina), Rodadero es un lugar más ventilado y tranquilo, donde la gente es más sociable y las playas menos recurridas.

Nos hidratamos tomando agua de coco recién cortado de la palmera, y en la Bambi, en el camping donde estábamos, preparamos ensaladas de verdura y de fruta.

También probamos la cerveza del lugar: la Costeñita, invitados por Walter un nuevo amigo veterinario, su socio y novias, mientras que Charlie se enamoraba perdidamente de su labradora negra Mamita.

Decidimos regresar a Barranquilla para despedirnos de los amigos: Ricardo Álvarez y Pier Lombardi.
Pier es un médico pediatra y piloto de parapente, hijo de un italiano y una colombiana, que conocimos unos días antes en la costa, cuando aterrizó de emergencia a metros de nosotros.
Nos invitó una noche a un lindísimo restaurante italiano y nos presentó a su grupo de amigos a los cuales les dí una clase de yoga.

Nos reencontramos también con el Bicho y sus tripulantes: Matu, Shanti e Zaina. Ellos, que en Venezuela estuvieron 8 meses, nos recomendaron algunos lugares lindos para conocer.
Pero también nos advirtieron sobre las imprudencias de los conductores en las rutas.

Siempre en Barranquilla y gracias a Charlie, hicimos nuevos amigos amantes de los perros: Jeison Cárdenas y su novia Paola. Gracias al entrenador de perros Julián, de Cali, Paolo aprendió bastante del lenguaje de los perros y ya puede entrenar y dar buenos consejos a nuestros amigos con mascotas.

Nos despedimos sobretodo de Ricardo Álvarez que nos ayudó en muchas cosas y nos organizó el contacto con un chico de su confianza para que nos acompañe en el difícil trámite de entrar a Venezuela. En la línea, como ellos llaman a la frontera, nos esperó "El Negro" que nos acompañó durante una semana.
MIL GRACIAS RICARDO, YOLANDA, SOFIA y RICARDITO!!!

El 11 de Mayo, a un año exacto de salir de Argentina, y después de recorrer Colombia durante dos meses y medio, entramos a Venezuela por la frontera más al norte en Maicao y Paraguaychón.
Todos, sin excepción de nacionalidad, fuimos vacunados contra la gripe porcina (???)
Paolo discutió la efectividad de esa vacuna, pero no pudo evitar el pinchazo.
Más aún, los pinchazos fueron dos: uno en cada brazo. Y las aguuuuuuuuuja. no les digo.

La ciudad más próxima de esa frontera es Maracaibo donde vivimos la primera semana junto al Negro que estuvo siempre predispuesto y de buen humor: nos ayudó a cambiar dólares por bolívares con su contacto y nos acompañó de día y noche. Desde Maracaibo viajamos a Ciudad Ojeda.
Junto a Amerigo Vespucci el comandante Alonso de Ojeda, fue el descubridor de Venezuela.
Dado que los palafitos de la Península de la Guajira le recordaban a las casas de Venezia, Amerigo pensó de llamar a este nuevo territorio.."la pequeña Venezia".
En Ciudad Ojeda y en Bachaquero, vimos una vez más a Ricardo, que estaba allí por sus negocios. Presenciamos un intento de expropiación de parte del gobierno a una pequeña empresa de un amigo que elabora los residuos del petróleo. La angustia de los empleados que quedarían sin trabajo era horrible.
Al parecer es una moda en ésta política de Chávez, expropiar empresas privadas y casas particulares, para que los "ricos" se queden sin nada y los trabajadores sin trabajo.

Regresamos a Maracaibo con una profunda angustia y quedamos muy tristes por esta gente obligada a dejar su propiedad. Horrible.
Nos despedimos de nuestros amigos con la rara sensación de quedarnos en un territorio hostil. Mucho más peligroso que Colombia con sus narcotraficante y guerrilleros.
Adiós Ricardo. Hasta siempre Negro.

En las dos semanas que vivimos en Maracaibo, continuamos buscando un barco que nos cruce a Panamá, ahora desde algún puerto de Venezuela.
Logramos una entrevista con el amable Sr. Fernando Sánchez, el Gerente de una Agencias Naviera.
También nos contactamos con otros gerentes de navieras de otros puertos del país, pero hasta el día de hoy seguimos esperando respuestas de algún presupuesto.
En fin seguiremos insistiendo...
Dormimos en la Vereda del Parque, un gran espacio verde en la costa del lago, al lado de la policía y de un estadio de baseball. Por las mañanas Charlie se divierte agarrando el frisbee, pero juega muy poco, porque el calor es terrible.

La Bambi consiguió sus zapatitos nuevos que necesitaba desde Ecuador: cauchos aquí les llaman a las ruedas. Encontramos cauchos de buena marca que al igual que los pasajes aéreos a Italia nos resultaron muy baratos gracias al juego de cambiar dólares en la calle y pagar en bolívares.

Pienso en éste último mes vivido y me cuesta bastante escribir sobre Venezuela, porque después de recorrer las provincias de Zulia, Trujillo, Lara, Yaracuy, Carabobo, Aragua y Miranda, escuchamos, vimos y vivimos las situaciones más tristes, angustiantes, confusas y contradictorias de todo nuestro viaje por Sur América.

Venezuela tiene muchos recursos naturales, es uno de los grandes productores de petróleo del mundo, y por eso fundador de la O.P.E.C.
La mayor cantidad de pozos se encuentran adentro del Lago de Maracaibo, en el estado de Zulia. Por el derramamiento de petróleo, las aguas del lago están invadidas por la lemna, una lenteja de agua flotante, que del petróleo se alimenta.
Zulia es la única provincia del país donde se tratan de vos en lugar de tu. Los Maracuchos, son concientes que generan la mayor cantidad de riqueza del país, y aseguran que "si derrumbaran su puente Rafael Urdaneta de 8.679 metros de largo, que los conecta con el resto, podrían formar un país independiente y aún más rico".

Es un país riquísimo en recursos naturales que cuenta también con gas y minas de metales, carbón y oro, perlas y bananas, además recibe ingresos del turista extranjero que llega a la Isla Margarita y Los Roques. Sin embargo, pasan cosa muy raras.
Hoy en día, su moneda oficial se llama Bolívar Fuerte porque hace unos años le sacaron tres ceros, cosa que para todos es una broma o - mejor dicho - propaganda política.
El cambio oficial que está a 2 bolívares por 1 dólar, pero en las calles, en el mercado negro, se consigue cambiar 1 dólar por 6 bolívares.
De más está decir que nadie cambia dólares en los bancos y nosotros no fuimos la excepción. Manejarse con el cambio oficial sería demasiado costoso para cualquiera.
Y por primera vez en este viaje no utilizamos tarjeta de crédito.

Nuestra amiga Karen nos contaba que su sueldo como Licenciada en Recursos Humanos en Mc Donald´s es de 2.000 Bolívares Fuertes al mes, pudiendo ser del doble en Caracas.
Todos comentan lo caro de todo, de hecho entrar en un restaurante, en una ferretería o al supermercado nos impresionó bastante, a pesar de pensar en el cambio de 6/1.
En este país riquísimo nos llama mucho la atención la falta de lo básico: por un lado, en los grandes Shoppings se encuentran todas las marcas internacionales importantes y la última tecnología, y por otro lado no se encuentra papel higiénico.

La opción sería recorrer el sector más peligroso de la ciudad, para conseguir ese "lujoso producto" que escasea en éste país petrolero, con el objetivo de evitar el C. sucio. Al final conseguimos 4 rollos al precio de 33 bs, es decir 16 dólares al cambio oficial.
De todos modos a pesar de lo caro de todo, los centros comerciales están siempre llenos lo que nos hace darnos cuenta del gusto que tienen muchos venezolanos por el consumo. Imaginen ahora que no tienen que pagar nada por la gasolina, la cantidad de gente circulando por las rutas....
En Caracas tienen entre dos y tres autos por familia, y los autos parecen todos nuevos.
En las calles de Maracaibo al lado de los autos de lujo y S.U.V último modelo que usan los particulares, todavía se veían los viejos autos (Buick, Chevrolet, Ford) ya descascarados de los años 70 que se usan como taxis-colectivos.
En las concesionarias es muy difícil conseguir autos, que por el alto tiempo de espera generan un mercado negro. Al salir el vehículo de la concesionaria a la calle en lugar de devaluarse se incrementa su valor de un 50-80%, tanto que están aprobando una ley para poner más impuestos para lo que venden su auto nuevo durante el primer año.

Pero lo más terrible es el fenomeno de los secuestros relámpago, que el gobierno ni la policía controlan. Venezuela hoy día es una población en manos de los criminales.
Casi todas las personas con las que hablamos están en contra del presidente Hugo Chávez. Dicen que en el último año su tendencia hacia el comunismo ha sido demasiado fuerte.
En la calle se ve mucha propaganda política con la cara de Chávez y su camisa roja, que nos recuerda a Cuba. También se encuentran edificios con la leyenda: "PATRIA SOCIALISMO O MUERTE".

Los folletos y documentos oficiales empiezan con el título "Un Saludo Bolivariano y Revolucionario", hablan de cómo se construye una "Patria socialista" y terminan con "Hasta la victoria. siempre".
En la tercera semana de mayo, el presidente decidió que desde ese día en adelante también los cuerpos de bomberos serían "socialistas y revolucionarios". Frente a ésta declaración los bomberos respondieron enérgicamente "NO GRACIAS".

En Maracaibo, entre los maracuchos como se autodenominan, escuchamos expresiones como: esa vaina o esa verga, que significan esa cosa; raspado o cepillado que es hielo rayado con colorante; papel ahumado que es el vidrio polarizado.
A un flaco o pibe se le dice primo.
Comimos la cachapa, que es una tortilla de maíz amarillo dulce y fresco, triturado y cocinado sobre una plancha caliente, que ellos llaman budare.

Continúa viva la amenaza de parte del presidente de cerrar el canal de televisión privada Globovisión, que es una de las pocas voces críticas a este gobierno que aún sobrevive.
El gobierno exige la declaración de cantidad de dinero que los ciudadanos venezolanos, que viajan por turismo, intentan sacar del país. Si los aduaneros lo encuentran, el dinero queda confiscado según el lugar de destino, la cantidad de tiempo o al ánimo del aduanero de turno.

Muchos venezolanos con los que hablamos piensan que Chávez está loco y están muy angustiados por el futuro de su país, pero encontramos un chavista, que se denominaba "más chavista que Chávez" y hasta él nos aseguró que no lo volverá a votar por la fuerte decepción que sufre desde los últimos tiempos.
Algunos sostienen que caerá en los próximos meses, pues la cosa no puede seguir así, en cambio otros creen, que como Fidel Castro, Chávez se perpetuará en el poder hasta morir. En general, entre la violencia de los secuestros y de las expropiaciones se vive una atmosfera muy tensa.

PDV significa Petroleo de Venezuela y todas las EdS, es decir las estaciones de servicio, venden Gasolina y Gasoil a precio socialista. De lejos muchos más baratos que el agua.
Cargamos los tanques 100 litros a 5 bolívares. 2.5 dólares, que al cambio en la calle significan 80 centavos.

Los amigos de la Iveco de Italparts Maracaibo, Oscar Acacio y socios, nos recibieron con mucho afecto y pasamos toda una tarde juntos charlando, tomando whiskey (de 18 años, ellos dicen ser los segundos consumidores del mundo) , viendo la formula 1 y comiendo jamón crudo y queso.

El calor de la "Ciudad Caliente" como ellos la llaman, llegó hasta los 44 grados. Mi fuerte malestar de días, nos obligó a instalar un aire acondicionado en la camioneta.
Martin Urrieta, de la Iveco Italparts, nos concertó una cita con su instalador oficial, pero como la Bambi cumplió ya sus 22 primaveras, el trabajo del instalador Geraldo llevó más tiempo y dedicación de lo normal.
Geraldo y su señora nos permitieron vivir una semana en su taller, adentro de la camioneta. En todo eso, Paolo aprendió a soldar con el oxígeno y ya está muy feliz.
Pero la mañana al salir el sol, bajo el techo de chapa del taller, la temperatura superaba los 44 grados! Un enorme desafío para mi hipotálamo tan sensible.

Unas semanas atrás conocimos en una Estación de Servicio de Colombia a dos venezolanas que viven en Maracaibo: Yamilse y Mery que nos dejaron sus números de celulares.
Desde el taller las llamamos y nos pasaron a buscar para invitarnos a comer al mejor restó de la ciudad. Son dos mujeres enérgicas e inteligentes.
Yamilse, la esposa de Maurizio Cotti de Bologna, comercia en producto farmacéuticos, mientras que Mery es una brillante abogada que al teléfono atiende "sólo a las personas importantes".
De hecho Mery tuvo una afinidad muy fuerte con Paolo, y sería lindo encontrarnos de vuelta.

En esa mágica noche conocimos también a Gela, la hermana de Mery. Gela y sus amigos venían de una reunión del maestro espiritual Sai Baba.
A los pocos minutos de conocernos, Gela a Paolo y a mí nos materializó una piedra ovalada rosada y una medallita de plata con el rostro gravado de Joannes Paulus II .
Increible!! Saqué la fotito en el momento que la medallita caía.

Más tarde conocimos la casa de Yamilse, su marido Maurizio y su hijo Mauro.
Maurizio nos presentó a su papá, gran amante de los perros, que en un desayuno juntos nos contó su magnífica historia de cómo sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, de cómo llegó a Venezuela de Bologna, de cómo construyó su fábrica con sus propias manos, empezando sin un mango, pidiendo ayuda a su nuevos amigos. Emocionado recordó a su perro que de joven debió dejar en Italia. Una señora historia para recontar.
Finalmente nos mostró su gran fábrica de tornería de metales.

Con Maurizio y y su hijo compartimos los siguientes días.
Nos invitaron al club Casa Italia para ver varios partidos de futbol y comer pizza. Aquí gana el Milan, mientras que el Inter corre atrás.
Nos ofrecieron hospedaje en su casa, nos permitieron bañarnos. Nos prepararon una lasagna casera tremenda.
Ellos también viajarán a Italia en las próximas semanas así que quedamos de encontrarnos en Bologna para comer todos juntos la comida típica: bollito con mostarda di frutta.
GRACIAS MAURIZIO POR TU AMISTAD!!!.

La ruta rumbo a Caracas tiene las autopistas más descuidadas que vimos en todo el viaje, con tremendos huecos y los camioneros que sobrepasan por la derecha con prepotencia y causando gran peligro.
Las garitas de los peajes existen pero en casi la totalidad no hay empleados que cobren, de modo que el pasaje es gratuito, y cuando te cobran es muy barato: 300 bolívares, que significan más o menos 5 centavos de dólar.
Es decir: entre combustible y autopista, recorrer Venezuela cuesta solo en aceite del motor.
Hasta las autopistas están atravesadas por lomas de burro, y los vendedores ambulantes aprovechan la frenada para ofrecerte de todo: fruta y arepas, cargadores de celulares y jueguitos para niños. Nosotros tomamos vasitos de café a 300 bolívares.

Elegimos una ruta interna alejándonos de la costa para evitar el calor, y después de recorrer 350km, encontramos Barquisimeto. Es una ciudad tranquila, limpia con su manzana histórica y colonial.
Por la noche ya no había bares ni restaurantes abiertos, pero Laura y su hijo Pedro muy amablemente nos abrieron las puertas de su casa que funciona de comedor al medio día.
Pedro nos preparó unas mandiocas que llaman yucas, al vapor con queso y Laura nos contó de la vida cultural Musical de Barquisimeto dando juntos una vuelta a la manzana.
También nos indicaron donde pasar la noche seguros: el parque del Cardenalito, a la salida hacia Caracas.

La siguiente ciudad a 200km de Barquisimeto sobre la costa es Puerto Cabello. Allí nos reencontramos con el mar caribe y también conseguimos dos entrevistas más con Agencias Navieras. Rafael González nos atendió muy amablemente y nos pasó contactos en Caracas. Con muy buena onda continuó los siguientes días buscando la solución para nosotros. También Artur Mendes nos indicó con quien hablar en Caracas.

Hablamos con la policía, pues todos nos alertaron sobre la inseguridad del lugar.
El Comisario Silva nos dejó estacionar cercad de la comisaría, frente a la iglesia y la plaza sobre la costanera y hasta nos permitió enchufarnos a la electricidad. Buenísima onda. Gracias Comisario.
Recorrimos un poco el casco histórico con sus casas antiguas de colores y balcones de madera. Encontramos carteles de ventas de productos originales.

Faltando 15 días para viajar a Italia empezamos a buscar concentradamente un lugar lindo para dejar a Charlie en Venezuela, durante dos meses y medio que estaremos en Europa.
Recorrimos otros 175 km para llegar a Los Teques, un lugar sobre la montaña donde hay una Escuela de Entrenamiento de perros. Teníamos una enorme emoción de conocer las instalaciones de la escuela más antigua del país con 52 años de trayectoria.
Cuentan con un espacio de naturaleza privilegiada entre viejos árboles y aire fresco de montaña.

Pero al entrar la decepción fue grande pues encontramos un sistema arcaico, con dos entrenadores prehistóricos, que lo único que proponían era hacer de Charlie era un perro de ataque.
Y a decir verdad la Escuela se veía casi abandonada. En la puerta, elaborando la decepción, un empleado que se encarga de trasladar a las mascotas, nos contó de otra Escuela llegando a Caracas.
Con una nueva esperanza nos acercamos a Caracas.

En la ruta preguntamos a un policía y luego a una señora con un perro, llegamos por equivocación - al barrio Suiza de San Antonio de los Altos, una localidad a 15 minutos antes de llegar a Caracas.
Ya en La Suiza encontramos la casa el entrenado Joel y lo esperamos horas sin lograr verlo.
En la espera un par de muchachos, Giampaolo y Johnny con muy buena onda, pasaron, nos vieron, se pararon a saludar y a charlar.

Nos dieron el teléfono de otro entrenador argentino que al llamar nos derivó con un tercero en Caracas: William López.
Empezamos a buscar un lugar parejo y seguro para pasar la noche por la zona y nos cruzamos nuevamente con Giampaolo que nos ofreció un espacio dentro de su terreno.
A los minutos llegamos a su paraíso. GRACIAS GIAMPAOLO!!!

A la mañana siguiente el papá de Giampaolo, Paolo Pinzán, nos ofreció un rico café en su casa y su mujer Teco nos amasó las arepas más ricas de toda Venezuela, que rellenó unas con manteca y queso, otras con carne desmechada y las terceras con pescado.

Mientras compartíamos este sustancioso desayuno típico venezolano, escuchamos la historia de cómo Paolo a sus 12 años, junto a su padre viudo y sus dos hermanos, llegaron desde Murano a La Suiza de San Antonio, donde desarrollaron a lo largo de toda su vida la fábrica de vidrio donde hacen desde vasos, lámparas, vitreaux, hasta piezas de arte.
Muy buena familia, completada por hija menor: Ornella, y de Blanquita, una perrita callejera que se hizo amiga de Charlie.
Terminamos el mes descansando en el terreno de Giampaolo, disfrutando del silencio, el panorama, el fresco y perfumado viento de colina y el microclima perfecto con una temperatura de 20 grados de noche y 30 de día.

Al día siguiente tuvimos la entrevista con el entrenador Joel y nos encantó su técnica de entrenamiento, pero no nos gustó tanto el precio.
Bajamos a Caracas para entrevistar al tercer entrenador Willian y también nos gustó su técnica y trayectoria, aunque no tiene el espacio que pensábamos para dejar 2 meses y medio a Charlie.
Mientras seguimos buscando precio y calidad, un lunes por la mañana empezamos clases con Willian López. Por las tardes Paolo refuerza lo que aprendemos y lo hace muy bien.
Charlie responde con una inteligencia propia de su raza.
Por las noches dormimos en la Bambi en la puerta de la casa de William en el lindo barrio de Los Chorros, con una larga Boulevard de enormes árboles de mangos.

Caracas es una gran ciudad de 1.900km cuadrados y 5 millones de habitantes. Fundada en 1567 con el nombre de Santiago de León de Caracas.
La capital de Venezuela cuenta con muchas autopistas, puentes, túneles y avenidas que atraviesan la ciudad, parques, altos edificios, centros comerciales, su manzana histórica, la parte comercial popular, y barrios residenciales. Está rodeada de montañas, entre las cuales domina el cerro de Avila.

Y en horas pico el tráfico te atasca durante horas en filas interminables de autos.
Se respira una fuerte actividad cultural con escuelas de arte, museos, con avisos de obras de teatro, y artistas internacionales, conciertos de ópera, música clásica y flamenco, esculturas y murales en las paredes.

A través de William, nos enteramos del criadero de raza Pastor Alemàn de Pedro y Ana Maria Gamero, en Guarenas, localidad a 40 minutos de Caracas.
Cuando llegamos al Chalet Ville, un barrio residencial a los 700 metros de altura y encontramos a Pedro, siempre muy presente con su llamados telefónicos, no tuvimos más dudas y de una decidimos que Charlie nos esperará en este lugar tan hermoso. Allí hospedan perros de raza Pastor Alemán con pedigree y campeones.

La opción de llevarlo a Italia significaría por lo menos 16 horas adentro de un carrier, con espera en Roma y traslado en un segundo avión hasta Milano. Ida y vuelta. Nos parece demasiado riesgo. Para viajar a Europa con Charlie, tendremos que planear diferentemente. Pedro nos prometió de dejarlo correr libre en el pasto de su Chalet y de darle darle mucho amor durante nuestra ausencia.
Gracias a Martin Urrieta y Oscar Acacio, y a toda la Iveco Italparts de Venezuela, podremos dejar la Bambi en el taller Full Hidraulica Trucks, de Luciano de Angelis, amigo y socio de Oscar, que muy amablemente nos ofreció su espacio.
Más aún: al pedirle trabajos de carroceria necesarios para la Bambi, sin dudarlo nos ofreció su chapista de confianza. INCREIBLE!!! Luciano nos regaló todo el trabajo.
Pablo se emocionó hasta las lágrimas por no estar acostumbrado a tanta generosidad. Tal vez, junto a Oscar, serán los futuros auspiciantes de la Bambi por el mundo.
De todas maneras, ellos, como todos los venezolanos que tuvimos la suerte de conocer, son hombres gentiles y solidarios, que agradecemos realmente.
La próxima semana tendremos entrevistas con las navieras para preparar nuestro cruce a Panamá al regreso de Italia.

Pienso en Charlie que jugará con Sonny, un reconocido campeón internacional.
Pienso en la Bambi, pienso que Luciano e ibrahim la cuidarán como a su propia camioneta.
Pienso en nosostros: que suerte que hemos tenido, que después de buscar con mucha paciencia y energía, hemos logrado solucionar todo aquí en Caracas.
Después de haber rodado 30.000 km en éstos 13 meses de viaje por tierras sudacas,el 13 de Junio viajaremos a Italia. Donde hay mucho para hacer, pero sobre todo tenemos ganas de reunirnos con los amigos y los parientes que tanto extrañamos.