The Travel
Islas Baleares - 2009-08
viernes, agosto 28, 2009, 06:033PM - Venezuela

Para poder contarles sobre lo vivido en el mes de agosto cierro los ojos y dejo que los sabores y colores de Italia, Francia y España vuelvan a mí.
En este momento que empiezo septiembre en Venezuela estoy a miles de kilómetros de aquella realidad, en otro continente y en un mundo completamente diverso. Retrocedo a los últimos días de julio del 2009 y reanudo el cuento cuando nos encontramos con nuestros amigos argentinos Lili y Néstor en Nice Francia.

Ellos también se permitieron un lindo viajecito por España e Italia.
En los años que viví en Buenos Aires, pasaba días sin llamar ni ver a mis amigos, pero hoy estando tan lejos, valoro mucho la oportunidad de encontrarlos, aunque sea por unas horas; Así es que todavía estoy elaborando la emoción de haber podido compartir con Lili y Néstor unas ostras con cervecita helada y un paseo por Montecarlo.

A la mañana siguiente ellos partieron hacia Barcelona y nosotros en el auto descapotable que nos prestó Ale continuamos recorriendo la costa de Francia. Después de 500km. llegamos a la Villa Naturista en Cap D`agde, que fue pensada nada menos que por el ex presidente De Gaulle.

Al día de hoy, este lugar recibe varios miles de habitantes cada verano que disfrutan de la playa y el mar completamente desnudos, y también caminan por las calles, andan en bicicleta, van de compras al supermercado, a comer al restaurante o a la discoteca a bailar, por supuesto sin ropa. Nosotros alquilamos un departamentito con vista al mar y formamos parte de ésta ciudad durante tres días.

De regreso a Italia, entramos a San Remo, una ciudad sobre el mar donde Elena, la mamá de Paolo, tiene su departamento de verano. Ella vive allí en los meses de julio y agosto junto Giulio, el hijo de la hermana de Paolo. También comparte las tardes con sus amigos Estefanía y Enzo.

Esa tarde me agarró un tremendo dolor de cabeza, que a veces me viene y del cual hasta hoy no pude descubrir su causa, aunque se presenta siempre cuando siento mucho calor. Elena, mi suegra, me ofreció un té de manzanilla en su casa y me hizo masajitos hasta que me sentí mejor y lista para continuar el viaje. GRACIAS ELENA!!!

La ciudad de Milano nos recibió con 40 grados y para tomar un poco de fresco, decidimos ir a la montaña a visitar a los tíos de Paolo. Partimos hacia Auronzo di Cadore, al norte de Italia y a 400km de Milano y empezamos agosto rodeados de un lindímo paisaje en la casa de los tíos Vilma y Nino.

La tia Vilma y Giorgio prepararon comidas riquísimas: polenta con salsa de conejo, risotto ai funghi, cotoletta alla milanesa, berengenas alla parmigiana, grillada de carne, canelones de ricota y espinacas, etc, etc
Compartimos unos días hermosos en familia. Hicimos caminatas con Giorgio y Betty y andamos en bicicleta alrededor del lindísimo lago de Auronzo.

Junto a los amigos Lino y Lella paseamos por el Comélico Superiore y la Valpostería, casi en la frontera con Austria donde paramos a tomar un té y a deleitarnos con una torta de chocolate. MMM!!!.

Al regresar a Milano descubrimos que toda la ciudad estaba repleta de carteles con nuestra foto. Uno de estos carteles estaba ubicado justo en frente de la oficina de Paolo y Jack y parecía puesto allí a propósito.

Casualmente una mañana haciendo trámites por Milano pasamos por el Palacio Real, donde un fotógrafo americano estaba sacando fotografías para armar la publicad de la próxima muestra del artista Edward Hopper. Su equipo nos invitó a participar de manera gratuita y nos pareció divertido.
Nos dimos un beso y escuchamos al fotógrafo exclamar entusiasmado: -"wow, they are kissing, beautiful!"

Un viernes a la noche Alex e Isa, nos invitaron a su lindísima casa en un elegante barrio de Milano. Allí nos encontramos con varios amigos y compartimos primero una riquísima comida (mira que novedad en Italia juntarse a comer rico!). Y después escuchamos música, vimos fotos, propusimos juegos y nos reímos toda la noche. Gracias al expresivo Alex y las simpáticas Alessandra, Cate, Isa e Katri la noche tuvo su toque especial y la pasamos genial!!!

Agosto es el mes en que la ciudad de Milano se vacía completamente porque la gran mayoría se va de vacaciones al mar o la montaña. También nuestros amigos Valentina, Andrea y Matilde partían hacia Sardegna, y nos encontramos para despedirnos.

Nosotros con Jack y Katri, una linda chica finlandesa de 20 años que recién conocíamos, decidimos pasar una semana en velero por las islas Baleares. Nos fuimos manejando hasta Barcelona y recorrimos 1.000 km. de un tirón.

A la mañana siguiente desde Barcelona tomamos un avión hacia Palma de Mallorca. En Palma nos esperaba el velero Seconda Stella y un grupo de seis personas que formaban parte de la tripulación.

Pasamos la segunda semana de agosto navegando por las Islas Baleares, en compañía de un grupo de italianos muy divertidos. Por ser mi primera vez en un velero, mi cuerpo necesitó un tiempo para acostumbrarse al movimiento de las olas a veces calmas, y a veces agitadas.

Una vez que me sentí mejor, el resto de la semana consistió en disfrutar del mar turquesa, dispuesto a refrescarnos del intenso sol.

El viento por momentos nos hizo sentir su fuerza, permitiéndonos avanzar con velocidad. Experimentamos la sensación de energía y libertad del velero en movimiento. También Paolo tomó por un rato el timón y con mucha soltura nos condujo por un recorrido alrededor de la isla de Ibiza.

El 11 de agosto festejamos el cumpleaños de Paolo en San Antoni. El lugar estaba repleto de gente en las calles, en las plazas y en los bares. Al ser vacaciones de verano, toda la isla parecía estar de fiesta.

El 12 de agosto fue el cumpleaños de Jack y ya estábamos en Formentera para seguir festejando, en este caso en un bar sobre la playa, donde tomamos jarras y jarras de mojito.

Durante la navegación, seguimos tomando sol, escuchando música, jugando a cartas, bailando salsa, haciendo yoga.mientras que Jack se encargaba de cocinar maravillosamente para las diez personas que éramos sobre el velero.

Pero de todas las cosas que hicimos lo que más me emocionó fue tomar por un momneto el timón. Bajo las instrucciones del capitán conduje por un rato el velero con un mar agitado de olas de cuatros metros de alto!!! EMOCIONANTE!!!!!!!! El secreto era mantener un punto fijo en el horizonte.

El último día navegando nuestra amiga Katri tuvo un agudo dolor en la espalda que parecía ser una cistitis que estaba evolucionando en nefritis. La tuvimos que bajar del velero de urgencia en Formentera. Pedimos por teléfono una ambulancia que a los pocos minutos llegaron al la playa donde bajamos. Nos trasladaron al hospital público y sin ningún tipo de espera la internaron para comenzar a realizarse análisis de sangre, orina, ecografías, radiografías. La mantuvieron con suero y bajo observación por algunas horas.

Esa misma noche, después de un par de horas en observación, le dieron el alta y le entregaron sus resultados y los antibióticos para tomar durante los siguientes 10 días y combatir su infección urinaria. No tuvo que pagar ni un centavo, ni por el traslado en ambulancia, ni por los estudios ni los antibióticos, solamente tuvo que presentar su carnet de salud que tienen todos los ciudadanos que pertenecen a la unión europea. Esto me recordó que estábamos en el PRIMER MUNDO!!!

Por cada playa que pasamos encontramos gente con y sin traje de baño compartiendo con toda libertad y respeto de la naturaleza. GENIAL!!! Este tipo de playas mixtas nos las ví ni en Francia ni en Italia.

La semana en velero fue sumamente divertida e intensa y terminó desembarcando en Ibiza un 15 de agosto. Estábamos bronceadísimos y felices.

Descasamos dos días en Ibiza, disfrutando de la vista hacia el mar y las puestas de sol que se veían desde la casa rodeada de pinos que alquilamos.

Ibiza es una isla hermosa con caletas rocosas y colinas verdes llenas de pinos, carreteras limpias y gente agradable. Dimos un paseo por el centro histórico y probamos la buenísima cocina española. Me pareció una isla mágica, romántica, llena de encanto, y de vida.

Tomamos un avión de regreso al continente y en Barcelona pasamos unas horas caminando por sus encantadoras calles. Nos despedimos de la ciudad comiendo en el Taller de las Tapas de la Plaza San Josep Oriol, a dos cuadras de la Rambla.

Comenzamos nuestro regreso a Italia en auto y paramos unas horas en Cadaques a tomar algo y probar un gazpacho antes de dejar las sensuales tierras españolas.

En Francia nos quedamos un par de días en Nice.En la playa Des Pissarelles que nos despedimos del mar de Europa, tomando sol y flotando en sus aguas. Entramos a Montecarlo para verla de día.

Y caminando por sus calles, vimos un pintoresco desfile de la High Society Francesa en sus Ferrari y Porsche último modelo.

En Mentón, el último pueblito de Francia antes de cruzar a Italia, paramos a brindar con una cervecita helada y la socca (fainá en español y farinata en italiano)

Y para cerrar la temporada con un recuerdo culinario de alto nivel, Jack nos invitó a probar un "PLATEAU ROYAL" con ostras, cangrejo, langosta, mejillones, langostinos, y caracoles. EXQUISITOOOOOOO!!!!!!!!!!!!

David, el primo de Paolo, nos invitó a almorzar en su casa en Arona a 50km al norte de Milano. Conocimos a Rossana y a la hija de ambos Ariana. Pasamos una tarde muy divertida en la piscina de su jardín!

Siempre para huir del caluroso clima de la Valle Padana, regresamos por segunda vez a Auronzo di Cadore, donde los tíos Vilma y Nino nos recibieron con mucho amor.

Paolo, con Giorgio y el tío Nino, durante un par de días lijaron y pintaron el techo para mantenerlo en buen estado. Increíblemente el tío Nino, con casi 80 años logra hacer cosas inalcanzables para los demás! Y la Tía Vilma que a pesar de su dolor crónico de espalda no para de cocinar para todos comidas riquísimas. Espero que un día contrate una señora que la ayude.

Nos divertimos mucho con nuestros sobrinos Massi y Franci, jugando y paseando por el Lago.

Compartimos charlas con Beatrice de 15 años, escuchando su primera historias de amor y observando sus primeras rebeldías propias de la edad.

Paolo y Elena, vecinos y amigos prepararon un asadito que compartimos con Denis, Thao y una docena de personas más.

En un ambiente de amistad comimos, tomamos litros de cerveza y discutimos de política.

En el camino de regreso a Milano pasamos por Pozzolengo, a pocos kilómetros de Verona. Allí nos esperaba Mauro Geddo, un viejo amigo de Paolo. Mauro y su mujer Enrica nos invitaron a su casa a almorzar y nos presentaron a su hijo Marco.

Pasamos una tarde muy linda, escuchando sus anécdotas, y observando como ellos mantienen un código y una complicidad que al día de hoy los une. Mauro y Enrica nos regalaron manzanas peras, uvas, higos, duraznos, y una canasta de tomates de su huerta que juntos recolectamos.

Nos presentaron a su "tio" Piero, que es una de esas personas con los cuales uno disfrutaría horas de su compañía. Piero es dueño de una sonrisa espléndida que refleja la sabiduría de sus pensamientos y el arte de saber transmitirlos.

Piero nos regaló dos frascos de dulce casero de higo, preparados por él mismo, de un sabor fresco e inolvidable. Gracias Mauro, Enrica, Marco y Piero por el lindo día que compartimos!

Antes de llegar a Milano entramos al pueblo de Sirmione, una lengua de tierra que se mete dentro del Lago di Garda. Vimos un castillo antiguo, callecitas empedradas con barcitos y restaurantes sobre el lago. El lugar parecía extraído de cuento de hadas.

La última semana de agosto la pasamos en Milano despidiéndonos de los amigos. Jack en su casa preparó kilos de conchas negras y una salsa de tomates con pulpo para la pasta que compartimos con Adri y Massi. ESTUVO INCREIBLEMNTE RICO!!!

Hicimos una última escapadita a Suiza. Pasamos por los deliciosos pueblitos que bordean el lago y en Lugano entramos en el Museo D'Arte Moderno a ver la exposición del artista plástico Yves Klein, del cual Paolo es gran seguidor.

El último almuerzo en la Plaza del Duomo lo compartimos junto a Jack y sus hermanas, Iaia y Chia. Ellas nos contaron de sus vacaciones de agosto por Sardegna, Francia y el Tibet!

Nos despedimos del centro histórico de Milano con una copa de champagne, junto a Iaia en la terraza de la Galería Rinascente de frente al Duomo.

En la casa de nuestros primos Giorgio, Betty con Bea, Massi y Franci, organizamos un encuentro para despedirnos de algunos amigos que vinieron con sus hijos: Stefano y Sara con Costanza, Andrea y Valentina con Matilde. Pedimos unas pizzas, charlamos y vimos todos los niños de diferentes edades jugar juntos.

La última noche de agosto fue la última noche de nuestra estadía en Europa. Otros amigos fueron cayendo al aperitivo para despedirnos.

Ale y Mónica, Manuela y Alessandra, Johnny y Cristina (la fotocopia de la presidenta Argentina), Pietro y Gabri, Nadia y Jack.

Más tarde Jack nos invitó a su casa y subieron sólo un par de amigos. Jack preparó una Pasta alla Carbonara en la versión de Ugo Tognazzi: "Carbonaurau a estilo Americano" , receta extraída del libro de "Historias para reir y recetas para morir"

Y así terminaron estas maravillosas e increíbles vacaciones de dos meses y medio en Europa. Gracias a todos por el cariño que nos dieron! Gracias Ale y Jack, dos Caballeros, sin los cuales nada de esto hubiera sido posible!
En estos últimos meses conocimos lugares inolvidables, comimos lo mejor del mundo, y compartimos momentos re lindos, aunque cortos, con amigos y familiares.
Lamentablemente no pudimos ver a todos: pensamos en Carlo y Roberta, Davide y Eleonora, Elena y Maurizio, Vanna y Claudio, Elisabetta, Laura y Riccardo, Amelia, Caroline, Chiara, Valeria y Loretta, además de Silvestro y Luciana de Venezia. Por último Maurizio Cotti y Luciano de Angelis, que desde Venezuela viajaron a Italia y también en Daniel, el tío Sandro y la tía Lina, que en este momento no está bien de salud y a quien va nuestro fuerte abrazo.
En fin. creo que acabo de encontrar la excusa perfecta para regresar muy pronto!

HASTA LA PROXIMA. LOS QUEREMOS MUUUUCHOOOOO!!!!
EMIKO Y PAOLO.